Derma | Especialistas en tu Piel

Consejos de belleza  

Despídete de la caspa
Publicado el 18/10/2017
 

La caspa es la acumulación de células muertas que se descaman anormalmente del cuero cabelludo, que también puede ser provocada por la Psoriasis, una enfermedad autoinmune de la piel que la inflama y descama, u otra más común, la dermatitis seborreica provocada por el hongo Melassezia.

Pero también la contaminación, el estrés, los desequilibrios hormonales o alimenticios someten el cuero cabelludo a un estrés oxidativo que altera su equilibrio apareciendo principalmente en la pubertad y que va eliminándose con el paso de los años. Esta alteración puede causar caspa seca o caspa grasa en el cuero cabelludo.

La caspa seca se caracteriza por la típica escama blanca, fina y seca que cae de la cabeza a todo el cuerpo a la hora de rascarse, en cambio la caspa grasa se ubica en zonas del cuero cabelludo donde hay mucho sebo o grasa como la frente o nuca, éste tipo de caspa tiene un color amarillento y puede provocar enrojecimiento en la piel afectada.

Según el tipo de caspa es el tratamiento que se debe utilizar, los más comunes contienen ingredientes que eliminan el hongo Melassezia, pero en caso de caspa seca, lo más recomendable son los productos que regulen el desprendimiento y la flacidez de la piel, como los queratoreguladores, que al combinarse con un shampoo suave, cuidan el cuero cabelludo y mantienen el PH natural de la piel, también los productos hechos a base de avena, caléndula, aloe vera y vitamina E, que funcionan como antiinflamatorios y relajantes disminuyendo el picor en la piel.

Su tratamiento

Para tratar la caspa grasa existen productos específicos para el control de la producción seborreica que contienen extractos vegetales de lino, romero, calabaza y levadura de cerveza. En este tipo de condición es recomendable la exfoliación cada 10 o 15 días.

Trata de incluir productos que cuiden y purifiquen tu cuero cabelludo con ingredientes como el mentol, ya que proporciona una sensación refrescante; aceite de cedro, por sus propiedades purificantes; aceite de hierba limón, por sus propiedades reequilibrantes; aceite de menta, por sus propiedades calmantes y purificantes, y aceite de árbol de té, ya que purifica y controla la proliferación de levaduras.

Te recomendamos consultar a un especialista que determine tu tipo de caspa y seguir al pie de la letra el tratamiento que necesites. No te auto mediques, y recuerda que si no tratas la caspa a tiempo, puede tener como consecuencia una afección más grave como la alopecia.

 
 
 
 
 

Cabello